​​ ​Hoy en la Historia de Guatemala ​​

Artículos recientes

12 de junio de 1773
Martín de Mayorga toma posesión como Capitán General

Iglesia de San Francisco en Quito Ecuador.  De acuerdo a los historiadores de la época, las iglesias de Santiago de los Caballeros lucían como ésta.
Fotografía de Diego Delso, tomada de Wikimedia Commons.
Como que si de un mal presagio se tratara, el Capitán General don Martín de Mayorga tomó posesión de su alta investidura tan solo un día después de que se iniciaron los sismos que resultarían en el terrible terromoto de Santa Marta el 29 de julio de 1773.  La Ciudad de Santiago de Caballeros estaba en ese entonces en su máximo esplendor.  Reconstruida después del terremoto de San Casimiro de 1751, la ciudad estaba como nueva y sus monumentos y templos eran igual de magníficos que los de la Ciudad de México. 
He aquí la descripción que hace el historiador Felipe Cadena de la ciudad de Santiago en 1773:

"La mayoría de las casas particulares de la ciudad eran amplias y suntuosas, al punto que tanto las puertas exteriores como las de las habitaciones eran de madera labrada y las ventanas eran de finos cristales y tenían portales de madera labrada. Era frecuente encontrar en las residencias pinturas de artistas locales con marcos recubiertos de oro, nácar o carey, espejos finos, lámparas de plata, y alfombras delicadas. Y los templos católicos eran magníficos: había veintiséis iglesias en la ciudad, y quince ermitas y oratorios; la catedral era la estructura más suntuosa: tenía tres espaciosas naves, con dos órdenes de capillas a los lados, con enormes puertas de acceso que eran labradas y doradas. En cuanto a suntuosidad, le seguían las iglesias de las órdenes religiosas de los dominicos, franciscanos, mercedarios y recoletos. En estos templos todas las paredes estaban cubiertas de retablos tallados y dorados, espejos y pinturas ricamente guarnecidas e imágenes religiosas talladas esmeradamente; en el techo había tejas de madera dorada o esmaltada que cubrían los cruceros y bóvedas principales."

Los terremotos destruyeron algunos templos, pero solo dañaron al resto, y hubo algunos que incluso quedaron prácticamente intactos, como La Merced, San Sebastián y la Escuela de Cristo.  A pesar de ello, aprovechando la coyuntura que la destrucción le ofrecía en bandeja, Martín de Mayorga ordenó el traslado de las órdenes monásticas a la Nueva Guatemala de la Asunción, obligando a los religiosos a abandonar sus fastuosos templos y monasterios, e iniciar la construcción de nuevos, la que tardó décadas en concluirse.  Esto debilitó considerablemente a la Iglesia Católica y a la capital de Guatemala, y dejó el camino preparado para que luego de la Independencia los liberales anticlericales se alzaran con el poder.

Gobernantes de Guatemala