12 de mayo de 1767:
Nace José Francisco Barrundia y Cepeda, líder liberal guatemalteco

Juan Francisco Barrunda y Cepeda en su juventud con el uniforme del Batallón del Fijo del Ejército español.

Miniatura realizada por el artista Francisco Cabrera a principios del siglo XIX.
Imagen tomada de Wikimedia Commons.
Fue don José Francisco Barrundia y Cepeda un personaje importante en la Independencia de Guatemala y la creación de la República.  Conocido como de los Próceres de la Independencia, su vida fue mucho más interesante e importante para Guatemala que solamente haber participado en la firma del Acta de la Independencia en 1821. 

Barrundia y Cepeda provenía de una de las familas criollas más influyentes en la Capitanía General de Guatemala.  Realizó sus estudios en Colegio y Seminario Tridentino de Nuestra Señora de la Asunción (antecedente del Instituto Nacional Central para Varones), del cual egresó en 1802. Barrundia escogió la carrera militar y se inició como teniente en el Batallón de Fijo.
Retrato de Mariano de Aycinena
Publicada por "La Locomotora" en 1906
Imagen tomada Wikimedia Commons
Estuvo involucrado en la Conjuración de Belén pero logró espacar de ser aprehendido. Y posteriormente, en 1821, Barrundia y Cepeda se encargó de la sección de variedades de "El Editor Constitucional", periódico que dirigía el Dr. Pedro Molina Mazariegos, y en la cual publicó varios escritos en que se abogaba por la liberación política, por el progreso de la universidad y el bienestar de los indígenas.

En la noche del 14 de septiembre, enterados de la convocatoria del Capitán General Gabino Gaínza para tratar el asunto de la independencia, Molina y Barrundia -junto con otros criollos guatemaltecos- visitaron los barrios populares de la ciudad para invitar a la gente a concurrir el día siguiente a la plaza mayor.
Escudo del Estado de Guatemala
Bibioteca Nacional de Guatemala
Imagen tomada Wikimedia Commons
En 1829 fue llamado a ejercer la presidencia de la República Federal de Centroamérica y durante su breve administración tomaron preponderancia las ideas anticlericales para combatir a las órdenes regulares de la Iglesia Católica.  En 1837, por iniciativa suya se adoptaron los "Códigos de Livingston" para las leyes de casamiento civil, divorcio y juicios de jurados; él mismo tradujo los documentos del estadounidense, sin imaginarse los problemas que dicho código acarrearía al gobernador Mariano Gálvez, debido a que sustituían las antañonas leyes penales de la colonia, por el moderno y revolucionario método al que el pueblo centroamericano no estaba acostumbrado.

La intransigencia de Barrundia en la defensa de sus ideas personales, su carácter vehemente y su arrogancia lo llevaron incluso a pactar con los enemigos de su causa.  En 1838, se propagó la idea de que el gobierno del Doctor Mariano Gálvez estaba envenenando las aguas fluviales para propagar el cólera morbus a la población y la lucha que se inició contra el gobierno tomó tintes de guerra santa, pues eran los párrocos del clero secular -quienes no habían sido expulsados del país- quienes arengaban a los campesinos a defender los derechos de la santa religión y a combatir a los "herejes" liberales.  Para contrarrestar los violentos ataques de la guerrilla campesina, el gobernador Gálvez aprobó y luego alabó el uso de la política de tierra arrasada en contra de los pueblos alzados. Barrundia y Cepeda, para entonces ya el jefe liberal de Guatemala se decepcionó de la gestión de Gálvez por sus atrocidades, y gestionó para llevar a la Ciudad de Guatemala a Carrera, para combatir al Jefe de Estado. Carrera penetró en la ciudad de Guatemala con un ejército de entre diez mil a doce mil hombres, luego del acuerdo a que llegó con Barrundia y Cepeda.
Tras el triunfo de Rafael Carrera, Barrundia y Cepeda emigró hacia el Estado de Los Altos, donde fundó con Simón Vasconcelos, Felipe Molina y Manuel Irungaray, el periódico "El popular", en el que atacó a los conservadores, al nuevo gobierno al mismo Carrera; posteriormente, por su actividad contra Carrera y las severas amenazas recibidas, Barrundia y Cepeda se exilió en El Salvador, donde fundó el periódico "El Progreso", de corta duración con el que atacó duramente al gobierno de Guatemala.

En 1847, nuevamente la intransigencia de Barrundia se impuso, y logró sacar adelante leyes lesivas a Centroamérica, como la aprobación del decreto del 21 de marzo de 1847 que proclamó, por moción de Barrundia, al Estado de Guatemala, una nación soberana, una república libre e independiente, rompiendo Guatemala en esta forma el pacto federal (de por sí ya prácticamente extinto) en beneficio del sector conservador.

En 1848, cuando los liberales lograron que Carrera se retira al exilio en México, Guatemala entró en una profunda crisis política y económica.  Ante los crímenes políticos que se estaba sucediendo y la inseguridad imperante, Carrera regresó a guatemala, consiguiendo el apoyo de los pueblos indígenas de Huehuetenango y Quetzaltenango y el gobierno de Mariano Paredes se vió obligado a nombralo Comandante General de las Armas. Esto hizo que los principales líderes liberales -encabezados por Barrundia y Cepada y por el doctor Lorenzo Montúfar - huyeran hacia El Salvador, donde les dio asilo el presidente Doroteo Vasconcelo. Carrera entró triunfalmente en la Ciudad de Guatemala el 8 de agosto de 1849.

En El Salvador, Barrundia y Cepeda fundó un periódico para atacar a Carrera aprovechando que Vasconcelos apoyó durante todo un año a la facción rebelde "La Montaña", en el oriente de Guatemala con dinero y armas. Al cabo del año, el mandatario salvadoreño inició una cruzada contra el régimen conservador de Guatemala, invitando a participar en la alianza a Honduras y Nicaragua, consiguiendo que el president de Honduras, Juan Lindo, lo apoya con la invasion. La "Batalla de la Arada" se libró el 2 de febrero de 1851 cerca de la ciudad de Chiquimula en Guatemala, entre las fuerzas de Guatemala y un ejército aliado de Honduras y El Salvador, y fue la amenaza más patente para Guatemala de perder su soberanía; pero el combate se resolvió con una contundente victoria de las fuerzas de Carrera.

Tras La Batalla de la Arada, el 22 de octubre de 1851 renunció el presidente Mariano Paredes y la Asamblea Nacional nombró a Carrera para que lo sustituyera el 6 de noviembre de 1851.  Barrundia y Cepeda, junto con los otros líderes liberales permanecieron en el exilio, y finalmente murió en Nueva York en 1854, en donde fungía como embajador de Honduras ante el gobierno estadounidense; sus restos fueron repatriados y se encuentran en un monumento frente a la puerta de egreso del Cementerio General de Guatemala.

    ​Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario histórico biográfico de Guatemala. Guatemala: Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo. ISBN 99922-44-01-1. 

  • González Davison, Fernando (2008). La montaña infinita; Carrera, caudillo de Guatemala. Guatemala: Artemis y Edinter. ISBN 84-89452-81-4. 
  • Hernández de León, Federico (1930). El libro de las efemérides. III Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. 
  • Hernández de León, Federico (27 de febrero de 1959). «El Capítulo de las Efemérides: Caída del régimen liberal de Mariano Gálvez». Diario La Hora (Guatemala). 
  • Martínez Peláez, Severo (1990). La patria del criollo; ensayo de interpreación de la realidad colonial guatemalteca. México, D. F.: Ediciones en Marcha. 
  • Móbil, J. (2011). Personajes Históricos de Guatemala. Guatemala: Serviprensa. 
  • Stephens, John Lloyd; Catherwood, Frederick (1854). Incidents of travel in Central America, Chiapas, and Yucatan (en inglés). Londres, Inglaterra: Arthur Hall, Virtue and Co. 
  • Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871  (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.