13 de junio de 1978:
Iglesia de La Recolección reabre sus puertas tras el terremoto de 1976

​Hoy en la Historia de Guatemala
POST ANTERIORES
Iglesia de La Recolección en la Ciudad de Guatemala en 1875.  El pórtico al fondo era la entrada de la Escuela Politécnica, antiguo convento recoleto.
Fotografía de Edweard Muybridge, tomada de Wikimedia Commons.
En nuestros días, la parroquia que funciona en la iglesia de La Recolección en la Ciudad de Guatemala es famosa por sus procesiones de Sábado de Ramos y de Viernes Santo.  Dichas procesiones se iniciaron en la década de 1950, por la iniciativa del fraile franciscano Miguel Murcia cuando a esta orden monástica se le autorizó a retornar al país tras el derrocamiento del régimen revolucionario del coronel Jacobo Arbenz Guzmán en 1954, e incrementaron el prestigio del recinto religioso considerablemente.  Si bien este templo estaba arruinado y casi abandonado cuando fray Miguel Murcia se hizo cargo de él, tuvo una gran importancia en la historia no sólo de la ciudad sino que de toda Guatemala en el siglo XIX.
El templo recoleto fue establecido en la Ciudad de Guatemala gracias a la iniciativa de don Juan Fermín de Aycinena e Irigoyen luego de la destrucción de la ciudad de Santiago de los Caballeros en 1773.  Aycinena tenía mucha influencia en el gobierno colonial, y de hecho, le otorgaron un terreno en la Plaza Mayor para que construyera su mansión en la nueva ciudad.  (En ese lugar se encuentra actualmente el edificio "El Centro" y el "Pasaje Aycinena".)  En el convento de los recoletos funcionó también la Inquisición de la Capitanía General de Guatemala.

En 1829, los recoletos fueron una de las órdenes monásticas que fueron expulsadas del país por el general liberal hondureño Francisco Morazán; el templo quedó clausurado, y muchos de sus tesoros desaparecieron tras la invasión liberal.  En 1838, Rafael Carrera derrocó al gobierno liberal de Mariano Gálvez y algunos años después permitió el retorno de los frailes recoletos, quienes se encargaron del templo y convento nuevamente.  En tiempos de Carrera, Guatemala fue un refugio para muchas órdenes monásticas que fueron expulsadas de casi todos los países de América Latina, y por ello los conventos florecieron nuevamente.
Carrera falleció en 1865 y aunque los conservadores se mantuvieron en el poder hasta 1871, su poder se debilitó considerablemente, al punto que en 1871 fueron derrocados por el movimiento liberal encabezado por Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios.  Aunque García Granados intentó establecer un régimen tolerante con los conservadores, los liberales radicales liderados por Barrios pronto se impusieron y lo removieron de la presidencia; una vez en el poder, Barrios expulsó nuevamente a las órdenes monásticas y expropió todas sus haciendas y monasterios.  En el caso de La Recolección, la iglesia fue convertida en parroquia y el convento pasó a ser la Escuela Politécnica. 

La historia de la Escuela militar también fue intersante.  En 1908, unos cadetes intentaron asesinar al entonces presidente, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, quien sobrevivió milagrosamente y ordenó que se fusilara a los cadetes y se derribara la Escuela.  Así pues, el antiguo convento recoleto fue completamente demolido y la Academia Militar suspendida por varios años.

Los terremotos de 1917-18 destruyeron la iglesia, de la que únicamente quedó en pie la puerta principal.  Allí habilitaron una parroquia temporal y con mucho esfuerzo fueron reconstruyendo el templo durante décadas.  Cuando recién estaba completado, la ciudad fue nuevamente destruida por el terremoto de 1976, pero esta vez el prestigio del templo era inmenso gracias al impulso de fray Miguel Murcia, y el templo se reconstruyó en dos años, siendo reabierto al culto el 13 de junio de 1978.