1 de agosto de 1898:
Muere el general Calixto Mendizábal, ex ministro de la Guerra

POST ANTERIORES
Retrato oficial del general Calixto Mendizábal
Imagen tomada de Wikimedia Commons
Tras el colapso económico del régimen del presidente José María Reina Barrios y el autogolpe que este diera para perpetuarse en el poder hasta 1902, el descontento en el país llegó a tal punto, que una de las revoluciones que estalló surgió en San Marcos, pueblo natal del presidente, y estuvo dirigida por el coronel Próspero Morales, ex ministro del gobierno de Reina Barrios. Esta revolución se conoció como la "Revolución Quetzaleca" y fue sofocada por las armas gubernamentales al mando del general Calixto Mendizábal.
Mendizábal era un hombre corpulento con indiscutible don de mando y valentía.  Se cuenta que durante las batallas no se inmutaba con las explosiones de morteros en la proximidad y que siempre mantenía su sangre fría.  Ya había servido como ministro de la Guerra durante el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas y era muy respetado en las filas del ejército.

Pero tras el asesinato del general Reina Barrios el 8 de febrero de 1898, la situación cambió drásticamente en Guatemala; el primer designado a la presidencia, el licencado Manuel Estrada Cabrera, se hizo cargo de la presidente interina y de inmediato empezó un régimen férreo a base de intrigas y delaciones, que hacía palidecer los regímenes totalitarios de Rafael Carrera y de Justo Rufino Barrios.
De acuerdo a la Constitución Política emitida en 1879 a la medida de los deseos del entonces presidente Justo Rufino Barrios, el presidente interino no podía postularse a la presidencia sino que solo podía convocar a elecciones.  Pero este artículo fue ignorado por Manuel Lisandro Barillas en 1885, tras la muerte del propio Barrios, y luego eliminado tras la modificación constituyente de 1887.  De esta forma, Estrada Cabrera tuvo el camino libre para reelegirse, algo que consiguió a base de tácticas intimidatorias contra sus oponentes y la eliminación física de quienes consideraba sus principales adversarios; para esto último contó con la ayuda del escritor y farmacéutico español Antonio Macías del Real, de quien hablaremos en su oportunidad.
Mendizábal tuvo la desgracia de contarse entre los oponentes a quienes temía el presidente Estrada Cabrera, y por ello fue convocado a una reunión en el palacio presidencial (ubicado en donde ahora está la Biblioteca Nacional en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala) el 31 de juio de 1898.  Durante la cena recibió un sabroso chocolate aparentemente inofenivo, que estaba envenado con una infusión de chiltepe inventada por el farmacéutico Macías del Real, y falleció víctima de los efectos del letal brebaje al día siguiente.