24 de agosto de 1831:
La Asamblea Legislativa designa a Mariano Gálvez como gobernador de Guatemala

Retrato oficial del Dr. Mariano Gálvez
Imagen tomada Wikimedia Commons
Tras la invasión del general hondureño Francisco Morazán a Guatemala en abril de 1829, éste fue electo como presidente de la Federación de Centro América en 1830, y la Asamblea Nacional del Estado de Guatemala convocó a elecciones, resultando electo José Francisco Barrundia. Sin embargo, éste no aceptó la elección por ya estar comprometido como Senador en la Asamblea y por esta razón, el 24 de agosto de 1831 eligió al Dr. Mariano Gálvez como Jefe del Estado de Guatemala.  Aunque Gálvez también declinó inicialmente, la Asamblea lo obligó a tomar el cargo.

Tras su elección, Mariano Gálvez, fue investido con la jefatura del Estado en un sencillo acto el 28 de agosto de 1831, y su período que concluyó en 1835.  Durante su gobierno, se practicó ampliamente el liberalismo político y por primera vez hubo separación Iglesia - Estado; tras la invasión del liberal general hondureño Francisco Morazán en 1829, esto se hizo más fácil, pues éste expulsó a los miembros del Clan Aycinena y a las órdenes monásticas. Gálvez también aplicó la censura de la correspondencia.  Por ser antagonista de los privilegios del partido conservador, Gálvez expulsó al arzobispo Ramón Casaus y Torres y en 1832, ordenó la supresión de los tributos a la Iglesia, eliminó la gran mayoría de los asuetos religiosos, autorizó el matrimonio civil y legalizó el divorcio.  De esta forma, se eliminó al clero regular y a sus bienes, y se redujo al mínimo la influencia de los curas párrocos del clero secular.
Pero Gálvez y los liberales lamentarían haber dejado a los curas en Guatemala; durante los años del gobierno de Gálvez, estos estuvieron a cargo de la educación del pueblo, principalmente de los campesinos a quienes les explicaron la política liberal como algo que iba en contra de la Iglesia Católica.  Además, no favoreció a Gálvez ni a Morazán que hicieran negocios con los ingleses, pues los curas párrocos le dijeron al campesinado que los liberales favoerecían a los herejes. La situación se tornó insostenible y cuando se produjo una epidemia de cólera en 1838, los curas párrocos corrieron el falso rumor de que era el gobierno liberal el que la provocaba.  Era el momento de encontrar un adalid de la religión que los ayudara a sacar a los liberales del poder, y lo encontraron en la figura de un campesino nacido en la capital que vivía en Mataquescuintla: el joven analfabeto Rafael Carrera.
  • Gómez Carrillo, Agustín (1900). Elementos de la historia de Centroamérica. Madrid, España: Imprenta de Hernando y Compañía. 
  • González Davison, Fernando (2008). La montaña infinita; Carrera, caudillo de Guatemala. Guatemala: Artemis y Edinter. ISBN 84-89452-81-4. 
  • Martínez Peláez, Severo (1990). La patria del criollo; ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca. México: Ediciones en Marcha. 
  • Peloso, Vincent C.; Tenenbaum, Barbara A. (1996). Liberals, politics, and power; state formation in Nineteenth-Century Latin America (en inglés). Georgia, EE.UU.: University of Georgia Press. ISBN 978-0-8203-1800-4. 
  • Williams, Mary Wilhelmine (1920). « The ecclesiastical policy of Francisco Morazán and the other Central American liberals». The Hispanic American Historical Review III (2). 
  • Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.