​​ ​Hoy en la Historia de Guatemala ​​

24 de junio de 1880:
El gobierno de Justo Rufino Barrios inagura la Biblioteca Nacional

Artículos recientes

Parque "Estrada Cabrera" (actual parque de Jocotenango)
En una case frente al parque estuvo la biblioteca luego de los terremotos de 1917-1918
Fotografía tomada de Wikimedia Commons.
La historia oficial que nos ha llegado gracias a historiadores liberales como Lorenzo Montúfar y José María Bonilla Ruano indica que el gobierno liberal del Reformador Justo Rufino Barrios sacó a Guatemala de una época atrasada y oscura con la implementación de instituciones de educación de primer nivel, la construcción de ferrocarriles y la creación de la Biblioteca Nacional de Guatemala.
Pero lo que no dicen los autores arriba mencionados, es que Guatemala vivía una época de paz y prosperidad desde 1851, cuando Rafael Carrera venció a los hondureños, salvadoreños y liberales guatemaltecos en la Batalla de La Arada.  Al año siguiente se firmó el Concorcato de 1852 con la Santa Sede, por medio de la cual se otorgaban indulgencias a los miembros del ejército guatemalco a cambio de que la Iglesia Católica estuviera a cargo de la educación en el país.  Varias instituciones educativas descollaron en ese tiempo, como el Colegio de San José de los Infantes, el colegio de los Paulinos y el colegio y Seminario Tridentino, a cargo de los Jesuitas, entre otros.  Estas instituciones tenían bibliotecas y servicios meteorológicos y la ciencia avanzaba en el país, aunque lentamente y con la censura eclesiástica.

En 1873, Barrios expropió los bienes a las órdenes monásticas, aduciendo que los monasterios solamente albergaban a un puñado de frailes y que las instalaciones podrían utilizarse para otros fines, mucho más útiles.  En realidad, Barrios buscaba eliminar al Partido Conservador, del cual los frailes eran los principales miembros.
Ahora bien, no se puede negar que la introducción del ferrocarril significó un adelanto significativo para Guatemala.  La línea férrea trajo bienestar a cierto sector de la sociedad que pudo transportar sus productos de una forma mucho más eficiente.  Pero en cuanto a educación, ni el Instituto Central ni las Escuelas Facultativas fueron entidades enteramente nuevas; simplemente fueron retiradas a los eclesiásticos y sus pensum de estudios fueron modificados de forma que se eliminó la educación religiosa y se instituyó una educación laica obligatoria.

Al similar ocurrió con la Biblioteca Nacional, fundada el 24 de junio de 1880 en uno de los salones de la Sociedad Económica.  Todos los conventons y monasterios contaban con bastas bibliotecas que fueron expropiadas y recopiladas en la nueva entidad laica; allí tambien se incluyeron documentos de la antigua Pontificia Universidad de San Carlos y volúmenes de colecciones adquiridas por el gobierno.  Nuevamente, no se puede negar que la creación de una biblioteca pública fue un gran avance para la educación en Guatemala, pero debe quedar claro que ésta no fue la primera biblioteca que hubo en el país.

Gobernantes de Guatemala