​Hoy en la Historia de Guatemala

3 de septiembre de 1874:
Fuerte terremoto borra a Parramos del mapa y destruye aun más a Antigua Guatemala​

POST ANTERIORES
Fachada del templo de San Franciso antes del terremoto de 1874​
Imagen tomada Wikimedia Commons
De acuerdo al periódico estadounidense The New York Times, el terremoto de Guatemala del 3 de septiembre de 1874 fue el más devastador de los que se registraron en ese año en todo el mundo. No solamente se destruyó completamente el pueblo de Parramos, sino que bandas de forajidos armados con cuchillos y otras armas punzocortantes intentaron asaltar a los damnificados y robarles lo poco que les quedaba; afortunadamente, las bandas fueron capturadas por la policía del gobierno del general Justo Rufino Barrios y ejecutadas sumariamente.
La Catedral, aun con campanarios, antes de 1874
Imagen tomada Wikimedia Commons
Un testigo relató que el terremoto se sintió como una combinación de una larga serie de movimientos verticales y horizontales que hacían que pareciera que el suelo se movía en forma de olas y que se elevaba hasta un pie de alto por encima de su nivel normal.

Otro testigo indicó que el pueblo de San Miguel Dueñas quedó totalmente destruido, y quienes lograron sobrevivir salieron huyendo buscando áreas más seguras. En total, hubo US$300,000 en pérdidas; los poblados afectados aparte de Antigua Guatemala, Dueñas, Parramos y Patzicía, fueron Jocotenango, San Pedro Sacatepéquez, Ciudad Vieja y Amatitlán. El testigo —quien se encontraba en la ciudad de Antigua Guatemala— relató su experiencia así: "Todos los objetos a mi alrededor se estaban moviendo. Me dio la sensación de que había caído dentro de un agujero y que al caer dentro chocaba contra un objeto que salía del suelo; nunca pude recuperar el equilibrio. Además de todo esto, se escuchaban los gritos de auxilio de la gente, los crujidos y rechinidos de las paredes, retumbos tan fuertes como truenes desde el fondo de la tierra, el ruido que hacían las tejas, paredes y casas al caer, todo formando un concierto infernal que nunca voy a poder olvidar"
Palacio de los Capitanes Generales en 1880
El ala poniente acaba de ser reconstruida.
Imagen tomada Wikimedia Commons